Pelé, la alegría del 'rey', octagésimo cumpleaños

21 Oct. 2020 - 18:34 pm
Pelé, la alegría del 'rey', octagésimo cumpleaños / Foto AFP
Pelé, la alegría del 'rey', octagésimo cumpleaños / Foto AFP

Hablar de Brasil,  es  hacer  alusión de  la alegría, samba  y   fútbol.  Y  ante  este  escenario  un  nombre   que  se  asocia  muy  fácilmente  dentro  de  este  contexto  es  el de  Pelé. Con tan  solo 9  años de edad, el  futuro  astro  del  fútbol  brasileño  lloraba  la   mayor  derrota  que  haya  podido  tener  el  fútbol  de  Brasil  a  lo  largo  de  su  historia,   el  Maracanazo,  el  16  de  julio de  1950.   Esto  fue  lo  que  Edson  Arantes  do   Nascimento  le  dijo a  su  padre  Joao  Ramos .  “Papá  yo  voy  a ser   campeón  del  Mundo con  Brasil”. 

Las  personas   que  están  entretenidas  siguiendo  este  relato  del  extraordinario  Pelé, se  preguntarán  por qué le  tenían  este  remoquete  a  dicho  futbolista?.  A  continuación  el columnista  del  diario  AS,  Jonthan  Dilan  López  explica  porque  le  decían  Pelé.  “Es necesario remontarnos a la infancia de “O Rei” para encontrar la razón de su apodo. Contaba su tío Jorge que cuando Edson Arantes era pequeño lo ponían a jugar de portero y de esta manera darle ventaja al rival, ya que Pelé era tan Bueno en el campo como delantero que los rivales no tenían oportunidad.. Al momento de realizar las atajadas bajo los tres palos, algunos le encontraban similitud con Bilé, un portero con el que había jugado su padre. Comenzaron a llamarlo de esta manera (Bilé) hasta que su apodo evolucionó a Pelé de manera definitiva.” 173

Pero  la  gran  consagración  de  Pelé  en  los  Mundiales  de  Fútbol  fue  en   México  1970.  Para  aquel  momento, el  astro  del fútbol  mundial, aún seguía  jugando  en  el  Santos  de  Brasil.  El  equipo  dirigido  por  Mario “Lobo”  Zagallo,  llegó  a  esta  cita  mundialista  como  uno  de  lo  grandes  favoritos,  no  solo  por  la  historia  y  el  peso  específico  que  generaba  Brasil  en  cada  uno  de  los  estadios  donde  aparecía  sino  también  por  la  calidad  de   jugadores  y   por  las  diferentes  alternativas  de  fútbol  colectivo  que  tenía  en   el  frente  ofensivo.  Este   fue  el camino  que recorrió  la  “Canarinha”, para  el  tricampeonato  en  la  historia  de  los  Mundiales.  En  la  fase  de  grupos   derrotó 4-1  a  Checoslovaquia,  1-0  a  Inglaterra  y  3-2  a  Rumania.   En  cuartos  de  final  se  deshizo  de  Perú  con  un  marcador  de  4-2. En  semifinales,  el  poder  ofensivo se siguió  manifestando  3-1  frente  a  Uruguay. Y  el 21  de  junio  en  el  Estadio  Azteca  de  Ciudad  de  México,  goleó  en  la  final  a  Italia  4-1. 

Antes  de  seguir  relatando  las  historias  épicas  y  maravillosas  de  Pelé  en  el  ámbito  futbolístico  es  fundamental  recordar  su  paso   por  el  ejército  cuando  tenía  18  años  de  edad.  En  el  año  de  1959,  Pelé  tenía  que  dividir  su  tiempo  entre   Santos  F.C  y  su  desempeño  en  el  Grupo  de  Artillería  de Costa  Motorizado, en  Praia  Grande.   El  11  de septiembre  de  aquel  año  O  Rey   anotó  3  goles  en  un  partido  entre  la  Guardia  Costera  y  un  equipo  mixto  del  Santos. Dichos  goles  fueron  para  el  equipo  del  ejército.  Y  como  si  esto  fuera  poco,  Pelé  fue  campeón  sudamericano  de  las  Fuerzas  Armadas, convirtiendo  14  goles  a  través  de  10  juegos.   

Y  un  hecho  dentro  del  contexto  del  club  de  sus  amores,  fue  el  gol  1000  de  su  carrera   profesional  ante  Vasco  da Gama  en  el  estadio Maracaná,  el  miércoles  19  de  noviembre  de  1969  correspondiente al  Torneo  Roberto   Gomes  Pedrosa  o  también  conocida  como  la  Taça de Prata”. Al  minuto  79   el  árbitro  central  Manoel  Amaro  de  Lima sancionó  un  tiro  penal  a  favor  de  Santos.  Ante  la  expectativa  de  los  65.157  asistentes  a  este  histórico  partido,  Pelé  anotó  aquel  anhelado  gol.  Recordemos  que  el  arquero   del  equipo  Carioca  era   el argentino  Edgardo Andrada. 

Después  de  dejar  las canchas   y   ser  el  gran futbolista   de  todos  los  tiempos,  su  gran imagen  se  trasladó  a  la política , cultura  y  el  entretenimiento.  En  1977  fue  nombrado  embajador   de  las  Naciones  Unidas.  Por  su  parte  la  FIFA  lo  incluyó  en  el  comité  de juego  limpio.  Tras  su  buena  gestión  y  consolidación  con  el  máximo  rector del  fútbol  mundial,  integró  una  campaña  con  UNICEF  para  la  Copa  del  Mundo 2002 ,  enfocada  a  la  niñez  del   planeta. 

Y  para  concluir  este  viaje  de  gambetas  y  fantasías  a través  del  Rey  Pelé,  quisimos  evocar  al  escritor uruguayo   Eduardo  Galeano,  en  su  libro  El  Fútbol  a  Sol  y  Sombra.  Estas   fueron  algunas   de  las  líneas  que  le  dedicó  al  gran  astro  brasileño  de  todos  los  tiempos.   “Verlo  jugar ,  bien valía  una  tregua  y  mucho  más.  Cuando  Pelé  iba  a  la  carrera  pasaba  a  través  de  los  rivales,  como  un  cuchillo.  Cuando  se  detenía, los  rivales  se  perdían  en los  laberintos  que  sus  piernas  dibujaban.  Cuando  saltaba,  subía  en  el  aíre  como  si  el  aire  fuera  una escalera.  Cuando  ejecutaba  un  tiro  libre  los  rivales  que  formaban  la  barrera  querían  ponerse   al  revés,  de  cara  a  la  meta,  por  no perderse  el  golazo.  Pero  quienes  tuvimos  la suerte  de  verlo  jugar , hemos  recibido  ofrendas  de  rara  belleza;  momentos  de  esos  tan  dignos  de  inmortalidad  que  nos  permiten  creer  que  la inmortalidad  existe”.  

Juan.Moreno
Juan Fernando Moreno Jiménez